Comunidades de Aprendizaje Profesional Remotas

Las comunidades profesionales de aprendizaje se definen como “un grupo de personas inclusivo y de apoyo mutuo con un enfoque colaborativo, reflexivo y orientado al desarrollo técnico-profesional, para investigar y aprender más sobre su práctica y mejorar el aprendizaje de los alumnos”(Stoll & Louis, 2007).

Una comunidad de aprendizaje remota está conformada por individuos u organizaciones que comparten y crean aprendizajes a través de tecnologías de la información y comunicación (TICs) (Rodríguez Ribón, García Villalba & Kim, 2015). Ejemplos de estas tecnologías son Facebook, Twitter o Instagram, los cursos online masivos (MOOCs) o plataformas especializadas en “gestión del aprendizaje colaborativo” llamadas LMS (Learning Management Systems) como Moodle o Canvas.


1. ¿Qué se entiende por Comunidad de Aprendizaje Profesional?

Las comunidades profesionales de aprendizaje se definen como “un grupo de personas inclusivo y de apoyo mutuo con un enfoque colaborativo, reflexivo y orientado al desa-rrollo técnico-profesional, para investigar y aprender más sobre su práctica y mejorar el aprendizaje de los alumnos”(Stoll & Louis, 2007).

Una comunidad de aprendizaje remota está conformada por individuos u organizaciones que comparten y crean aprendizajes a través de tecnologías de la información y comunicación (TICs) (Rodríguez Ribón, García Villalba & Kim, 2015). Ejemplos de estas tecnologías son Facebook, Twitter o Instagram, los cursos online masivos (MOOCs) o plataformas especializadas en “gestión del aprendizaje colaborativo” llamadas LMS (Learning Management Systems) como Moodle o Canvas.

La interacción continua entre los miembros de una comunidad de aprendizaje permite profundizar su conocimiento y alcanzar un objetivo común, desarrollando confianza y sentido de pertenencia (Tan & Lee, 2018).

Así también, favorece la reflexión compartida, el intercambio de innovaciones e información docente y, en definitiva, la conformación de lo que la literatura ha denominado ‘aprendizaje profesional entre pares’ (Vincent-Lancrin et al., 2019) o “comunidades de práctica”(Wenger, 1998).

En el caso de los docentes, las comunidades profesionales de aprendizaje agregan valor a su conocimiento práctico, al mismo tiempo que constituyen una oportunidad para reflexionar sobre sus experiencias en el aula, favoreciendo el desarrollo profesional como bien común de un esfuerzo colectivo.

El trabajo colaborativo es una de las tendencias actuales cuando se habla de estrategias de desarrollo profesional docente. Sin embargo, existen distintas modalidades para implementarlo en la escuela o jardines, destacando entre ellas, las Comunidades de Aprendizaje Profesional.

Una CAP (Comunidad de Aprendizaje Profesional) consiste en un grupo de profesoras y profesores que se reúnen, de forma periódica, a trabajar colaborativamente para abordar problemáticas asociadas a sus prácticas de aula. En estos encuentros, los docentes discuten y reflexionan críticamente respecto a cómo mejorar el aprendizaje de sus estudiantes, y llegan a acuerdos, que luego implementan en sus aulas (Stoll, Bolam, McMahon, Wallace & Thomas, 2006; Liberman & Miller, 2011; Aitsl, s.f).

Si bien cada CAP es distinta acorde al contexto en donde se desarrolla, éstas comparten ciertas características que pueden derivarse de los tres conceptos que la componen (Krichesky & Murillo, 2011; Stoll et al., 2006):


COMUNIDAD APRENDIZAJE PROFESIONAL
Grupo con valores y normas compartidas, en donde existen relaciones de confianza, respeto y apoyo mutuo, y las decisiones se toman en conjunto Los docentes aprenden de otros y con otros con el propósito de mejorar el aprendizaje de los estudiantes Cuando los colegas colaboran, estos perfeccionan un cuerpo técnico y especializado de conocimiento, y aumentan su compromiso profesional.

Toda CAP se lleva a cabo teniendo en cuenta las siguientes premisas:




¿Qué se necesita para implementar una CAP en la escuela?

Instalar una CAP es una tarea desafiante, por lo que se recomienda considerar los siguientes puntos:

1. APOYO INSTITUCIONAL

2. CONDICIONES MATERIALES Y ESPACIO TEMPORALES

3. CONFORMAR GRUPOS DE TRABAJO

4. CONSTRUIR CONFIANZAS

5. APRENDER A REFLEXIONAR CRÍTICAMENTE

Fuente: Comunidades de Aprendizaje Profesional: Serie Trabajo Colaborativo para el Desarrollo Profesional
https://www.cpeip.cl/wp-content/uploads/2019/04/trabajo-colaborativo_marzo2019-1.pdf